TODO LO QUE NECESITAS PARA TU BODA: ¿TE VAS A CASAR? ¡¿CUÁNDO, DÓNDE?!

 

Una vez que te has comprometido y pasa la euforia de ir por las calles, por los cafés y por todas tus redes sociales repitiendo “¡voy a casarme!”, llega la cuestión de planear la boda. Sabemos que puede parecer una tarea ardua y estresante. Por eso hemos diseñado una serie de consejos para que tengas una mejor idea de por dónde empezar y no tengas imprevistos durante los últimos meses, que conviertan en un infierno la planeación de tu boda.

Primero lo primero. Puede parecer obvio pero la elección de una fecha es sumamente importante. Cuando tú y tu pareja elijan la fecha tendrán que considerar muchos aspectos:

La temporada

Si no tenías idea de esto, no te preocupes, ¿A quién se le ocurriría que existe una temporada para casarse? En México esta temporada suele ser entre los meses de mayo y octubre. Por lo tanto, si quieren realizar la ceremonia en alguno de estos meses, tendrán que tener en cuenta que necesitan mucho más tiempo de anticipo para planearlo todo, pues las locaciones, banquetes, música y demás, no solo tendrán mucho menos disponibilidad sino que probablemente serán más caros.

La estación

Hay muchísimos aspectos a considerar cuando decidas la estación del año en que quieras casarte. Por ejemplo, si el lugar que elijas para la fiesta será abierto o cerrado, los colores que se usarán para los vestidos de las damas de honor, la decoración de las mesas, la comida que se servirá, si es al aire libre ¿Tendrás que usar algún tipo de carpa o el clima permite estar bajo el cielo de forma agradable? Así que no olvides anotar todos estos elementos cuando decidan la fecha.

¿Día o noche?

La hora del día quizá te parezca un aspecto que podrías dejar para más tarde, sin embargo, al igual que con la estación, el tipo de platillos que sirvas, el lugar que elijas o el tipo de decoración que utilices tendrá cambios importantes dependiendo del momento del día, así que no olvides tener claro este punto antes de iniciar con los preparativos.

El lugar

El siguiente paso es elegir el lugar. A la hora de elegirlo tendrás que tener en cuenta todos los aspectos que hemos mencionado: el clima, la hora del día y la temporada. Por otro lado, mucha gente suele realizar la ceremonia en un sitio lejano al lugar de la fiesta; en este caso te recomendamos tener muy en cuenta la distancia entre ambas locaciones, pues es probable que si están muy separadas, tus invitados terminen por llegar solo a la fiesta.

Una solución para esto es buscar un lugar que tenga un salón y además iglesia, capilla o algún lugar especial para realizar la boda. Hay muchos lugares diseñados para que evites los largos traslados entre ceremonia y fiesta, así que no dudes en buscar hasta que encuentres uno que tenga lo que tú quieres.   Un ejemplo perfecto es Hacienda Amalucan, que ofrece opciones para todo tipo de gustos: si quieres realizar tu boda de día, de noche, en un jardín, en un lugar cerrado, si prefieres hacerla en primavera o en invierno, si quieres un ambiente clásico o uno más natural. Además, cuenta con una iglesia que evitará que tus invitados tengan que trasladarse y perderse entre la iglesia y el salón de fiesta.

El entorno de Hacienda Amalucan permite que tu día especial esté alejado del ajetreo de la vida cotidiana para que te olvides de todo y puedas disfrutarlo al máximo. Pero no te preocupes si quieres casarte en meses de tormentas, aprovecha sus espacios interiores que darán elegancia a tu evento. Así que sin importar qué tipo de boda prefieras, tienes que visitarnos porque seguro encontrarás el mejor lugar, servicio y calidad.

 
Raul Jimenez