EVENTOS EMPRESARIALES DE FIN DE AÑO

 

Una empresa hoy en día ya no es la mera representación del espacio público, cada vez nos vemos más involucrados en nuestros trabajos desde la esfera privada; pasamos una gran parte de nuestros días rodeados de compañeros laborales, dedicando tiempo y esfuerzo a nuestro lugar de trabajo de modo que se vuelve parte central de nuestro día a día. Sin embargo en muchas ocasiones es difícil asociar el trabajo a un lugar donde estemos cómodos; las presiones y la falta de relación entre trabajadores pueden crear problemas no solo individuales, sino que a grandes escalas son problemas que se reflejan en los resultados del funcionamiento de la empresa.

Una gran forma de lograr que los integrantes de una empresa se sientan involucrados, valorados, y que generen lazos entre sí, es mediante las celebraciones de fin de año. Mariela Ardizzone, directora de Selección y Calidad de la Empresa Adecco, afirma que las celebraciones de este tipo son “una instancia importante para que los trabajadores se sientan parte de la organización, puedan compartir con sus pares y reciban una recarga de energía para los desafíos del nuevo año”.

Planear y realizar esta clase de eventos requiere conciencia de por qué y cómo quiere materializarse la idea. Una gran propuesta es diseñar fiestas como posadas, que además de reunir a los trabajadores, los involucrará en actividades que pueden resultar sumamente agradables y generar experiencias de convivencia y satisfacción entre aquellos que integran la empresa; puesto que, como se sugiere en People & Partners, “es la ocasión para que personas que se conocen sólo de nombre puedan ponerle un rostro a la voz, y para compartir con aquellos con los que, en general, el tiempo no lo permite”. Sin embargo es de suma importancia tener en cuenta la calidad del evento.

Es de considerar el hecho de que, para que tenga el efecto que esperamos, la celebración se debe llevar a cabo de modo que los invitados sientan que se ha realizado con dedicación, agradecimiento y cariño, y no simplemente por cumplir con un procedimiento. De este modo es conveniente buscar un espacio que permita una convivencia satisfactoria entre los asistentes, que ofrezca calidad y que contribuya al espíritu de alegría que queremos difundir entre los trabajadores.

Hacienda Amalucan es un lugar con historia que se adapta a las necesidades de cada celebración, acércate a nosotros para crear un evento con elegancia y calidad que haga crecer a tus socios y empleados, que convierta a ese grupo de trabajo en un grupo de personas entrañablescomprometidas y satisfechas.

 
Raul Jimenez